Cine, Sociedad, Vida

La “debilidad” de la costumbre

Hace un par de días en el trabajo uno de mis jefes me dijo una frase con la que no estoy para nada de acuerdo pero que parece tener un público muy acérrimo: <<Cualquier tiempo pasado siempre fue mejor>>. En contestación a esto le dije que me gustaba más mirar al presente y en todo caso al futuro, y me respondió que eso era de “progres” y él se consideraba “conservador”.

Es curioso porque si buscas la palabra conservador en un diccionario de sinónimos aparecen los siguientes términos: tradicionalista, guardián y preservador, entre otros muchos. Todo lo contrario a lo que a mi modo de ver define al ser humano.

Y es que efectivamente las personas nos encontramos mucho más cómodas con lo que ya conocemos. Salir de nuestra zona de confort nos pone nerviosos y nos da miedo. Existe una frase española que define exactamente esto que estoy diciendo: <<Más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer>>. Otra frase, que sumada a la anterior, se encuentra en mi lista de no deseadas. ¿Cómo es posible que nos “conformemos” con lo malo conocido? Es simplemente inexplicable. Si el ser humano no hubiera querido descubrir, experimentar y arriesgarse hoy no estaríamos sentados cómodamente en nuestra casa con calefacción central, mirando nuestro portátil con una taza de café entre las manos y leyendo esto.

No digo que todas las costumbres sean malas (comer roscón de reyes en navidad por ejemplo me encanta) pero quizás deberíamos replantearnos cuales de ellas estamos dispuestos a conservar y cuales deberíamos abandonar.

Uno de los temas más polémicos en cuanto a tradiciones aquí en España son las corridas de toros.

torero_052f6b1c

Nunca me han gustado “los toros” aunque en casa de mis padres alguna que otra corrida se ha visto por televisión. Recuerdo que de pequeña lo que más esperaba era que el toro saltara el burladero, llegara hasta las gradas y la gente saliera despavorida, eso sí sin hacer daño a nadie. Todavía no consigo explicarme que es lo que motiva a un ser humano a hacer daño a un animal por que sí, y a eso lo llaman “cultura”, “diversión” y “tradición”. Además muchas de esas personas se consideran amantes de los animales. ¡Menuda contradicción! ¿Es posible amar a un animal y a la vez hacerle daño? Sigo sin entenderlo.

img_fcastanyer_20170928-173851_imagenes_lv_terceros_21766312_1551213568233264_5973156791640410718_n-kCqE-U433315085354vT-992x558@LaVanguardia-Web

Y claro seguidamente a las corridas de toros encontramos otra noble tradición que aquellos que se hacen llamar conservadores también practican: la caza. En mi casa siempre ha habido armas, mi padre, mi hermano y mis abuelos han sido y son cazadores. Mencionaré que no soy vegana ni nada por el estilo, todo lo contrario, me gusta la carne, pero sí creo que podemos evitar el sufrimiento innecesario y que existen otras muchas formas de diversión.

Y en consecuencia a todo esto que estoy diciendo tampoco me gusta el boxeo. Me parece brutal y también un sin sentido. Pegarle a un saco no daña a nadie pero si hablamos de causar daño físico a otro ser humano, por ser el primero en el podium o ganar una cantidad exultante de dinero, no me gusta y no va conmigo.

mayweahter-vs-mcgregor-4-641x450

Como tampoco van conmigo, en líneas generales, las procesiones de Semana Santa. Aclararé que creo en Dios, por supuesto que existe algo mas grande que nosotros, pero no creo en ningún tipo de religión. ¿Cómo es posible que un ser humano enseñe a otro lecciones de como sentir y vivir? ¿Qué le hace diferente?¿Por qué se juega con la culpa y el pecado?¿Qué se pretende conseguir?

33770735

El mensaje de Jesús (Hijo de Dios, igual que nosotros, pero seguro mucho más avanzado a nivel espiritual), se ha desvirtuado. Las procesiones sólo se centran en la muerte, en el sacrificio y en el dolor, porque para la religión resultan más manipulables las personas que tienen miedo. El mensaje que Jesús nos ofreció era principalmente de amor, de amor hacia a ti y hacia tus hermanos, de comprensión, de paz y de alegría. Y nada de eso veo en procesiones en las que las personas llevan los pies descalzos o se crucifican para identificarse con un hombre-dios que enseñó que lo verdaderamente importante es la unidad.

Preveo que esta entrada puede ser polémica y mucha gente no estará de acuerdo conmigo y lo acepto. Por supuesto que no pretendo sentar cátedra ni decir a nadie lo que tiene que pensar o hacer, sólo expongo mis ideas, planteándome siempre aprender porque aprender es cambiar tus pensamientos, es evolucionar y contemplar todas las posibilidades. En líneas generales me siento más cómoda con “tradiciones” que no hagan daño a animales o personas, tradiciones que estén motivadas por la alegría de pasarlo bien, de disfrutar de la vida.

La vida no es estática, como pretenden algunos, no es “conservar”, es CREAR. La vida es movimiento, es transformación, es progreso. Es dejar morir lo viejo para que aparezca lo nuevo, y si con ello hay que dejar algunas costumbres de lado, estoy segura que se abandonarán. Pero no hace falta acudir a manifestaciones, promulgar leyes o acudir a las plazas de toros a insultar. El sufrimiento y el dolor no desaparecen con más dolor sino con amor. Si al igual que yo piensas que determinadas costumbres son barbaries no luches contra ellas, eso sólo las mantendrá vivas porque aquello contra lo que luchas se resiste. Déjalo ser y cuando ya no tenga sentido porque nadie encontrará placer en el sufrimiento desaparecerá. Pero empieza por ti.

Cuando en el título hablo de la “debilidad” de las costumbres me refiero principalmente a la mayor “debilidad” de todas, al conservadurismo mental, pensar que lo que piensas (valga la redundancia) es correcto, es la verdad, y es aplicable a cualquier situación o persona. No hay peor destino que intentar ser siempre el mismo, no cuestionarte, no mirarte en el espejo y ver que al igual que cambias por fuera lo haces por dentro. De cualquier manera da igual que te resistas la vida te llevará por el mejor camino.

Y volviendo a lo terrenal y tangible, no me digáis que la tradicional cerveza e ir de tapas con los amigos, “echarse” unos bailes, comer una rica paella los domingos con la familia no es simplemente perfecto… ¡Y es tan sencillo!

Hay tantas cosas con las que disfrutar y que verdaderamente aportan diversión no sólo al ego sino al espíritu…

Sabores-de-España

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.